La Privacidad de una Escort, ¿Se Puede Proteger?

La privacidad de una escort es importante. Muchas chicas, cuando empiezan a trabajar en este sector, se preocupan por su intimidad más que por ninguna otra cosa. Les da pánico pensar que sus amigos y familiares puedan enterarse de sus actividades, o peor aún, que puedan tener problemas laborales y sociales en el futuro. Vamos a tratar esta cuestión.

La buena noticia es que sí es posible proteger la privacidad de una escort, si eso es lo que la chica quiere. Hay acompañantes que deciden exponerse un poco más porque saben que de esa manera, no solo ganarán más dinero, sino que lo harán mucho más rápido. Tienen un objetivo que cumplir y no quieren perder el tiempo. Otras, en cambio, eligen la discreción total, un camino más largo pero un poco más seguro.

 

 

¿Cómo Proteger la Privacidad de una Escort?

La manera más sencilla de cuidar la intimidad es ocultando el rostro y utilizando otro nombre. Incluso diríamos que proteger el nombre es más importante aún que proteger la cara. Que una persona con malas intenciones sepa cómo te llamas sí puede darte problemas en el futuro, ya que la gente suele confundirse con las caras, pero si alguien conoce tu nombre, no tienes forma de negar que sabe quién eres. Nunca le digas a un cliente desconocido cómo te llamas.

Si pasa el tiempo, estableces una relación de confianza y te encuentras con situaciones en las que tienes que proporcionar tus datos -por ejemplo, si hacéis un viaje juntos-, relájate. Tienes que aceptar que es difícil, casi imposible, ocultar tu nombre en esas circunstancias. Se realista.

 

 

Encuentra una Agencia de Confianza

Cuando trabajas como independiente es fácil gestionar los datos que proporcionas, pero cuando se trata de una agencia de escorts, la discreción depende de otros y no va a estar en tus manos. Es importante que encuentres una agencia seria que entienda que la privacidad de una escort está por encima del dinero. Te sorprendería la cantidad de datos que dan estas “empresas” para convencer a los clientes de que contraten los servicios de una chica, desde contarles dónde trabajan hasta enviarles fotografías con la cara descubierta, a espaldas de la escort.

Hay agencias que piden a las escorts que se identifiquen antes de empezar a trabajar con ellas. Esto no tiene nada de malo y es mucho más fiable y profesional que una agencia del estilo “colegueo”, que suele ser mucho menos seria.

 

la privacidad de una escort

 

Cubre tus Tatuajes

Si eres una escort con tatuajes, estás en una situación delicada. Aún así, siempre puedes protegerte. Pide a los fotógrafos que retoquen las imágenes para ocultar tus tatuajes, o maquíllalos antes de empezar la sesión. Si eres independiente, di en tu perfil que tienes algunos tatuajes en el cuerpo que has decidido cubrir para las fotos por cuestiones de privacidad. No mientas. A muchos hombres no les gustan las acompañantes con tatuajes y debes respetar esos deseos diciendo la verdad.

Si tienes problemas, niégalo todo

Internet es un arma de doble filo, pero si has cometido algún error o has tenido mala suerte, y te encuentras en la situación en la que alguien conocido piensa que eres una escort, siempre puedes negarlo. Si te han reconocido en las fotos, puedes decir que las han robado de tu perfil de Instagram. Recuerda, unas fotografías tuyas no quieren decir nada. Los clientes de las escorts, hartos de ver fotografías falsas por todas partes, pueden dar fe de ello. Nunca hagas una afirmación de la que luego ya nunca te vas a poder retractar. Nunca reconozcas nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *